Bigardo Vinos

comprar vinos bigardo

Inicios

Empecé mis estudios de Biología en la Universidad de León en el 2.002, unos años antes ya había decidido “qué quería ser de mayor”, quería ser vino. En 2007 pasé un curso maravilloso como estudiante Erasmus en Lisboa y estas cosas le cambian a uno la vida: abres la mente, conoces gente de todo el mundo, matices, culturas, diferentes formas de hacer las cosas bien diferentes a cómo habías imaginado.

En el 2009 comienzo la Licenciatura de Enología en la Escuela Politécnica Superior de Orihuela (EPSO) de la Universidad Miguel Hernández de Elche, un poco lejos de casa y con cierto morbo en seguir buscando porque en Toro todo el mundo decía que su vino era el mejor sin haberse atrevido a probar lo que se hacía en otras zonas no tan lejanas. Con el mediterráneo de fondo, me animé también con el Curso de Sumiller Profesional de la Escuela de catas de Alicante, por alguna razón creía que la Licenciatura de Enología no ahondaba lo suficiente en los tipos de vino que existen, creo complicado hacer un vino sin tener claro cuál es el que te apasiona, parece lógico. 

Desarrollo

Una de las partes de este curso de Sumillería era un viaje visitando y disfrutando los grandes Chateaux de Burdeos y todo lo que allí hay montado en torno a esta mágica bebida. En una de esas visitas, en Chateaux Reynon, tuve la suerte de conseguir un contrato de prácticas con el Profesor Dennis Dubourdieu, sin duda, una de las personas que más ha marcado mi carrera profesional hasta la fecha. 

Era la vendimia del 2011, y el mundo del vino empezaba a abrirse ante mis ojos, todo fue rodado. Poco después hice la vendimia del 2012 en Hewitson winery (Barossa valley, Australia) y ése mismo año, gracias a la gracia de los hemisferios (y a una suculenta Beca Faro, todo hay que decirlo), en Robert Craig winery (Napa Valley, California).

Pirueteo en 2013 a Bodegas Alto Cedro (La consulta, Mendoza, Argentina), Lurton España (DO.Toro y DO.Rueda) en el hemisferio norte, Aromos de Nancagua en 2014 (Valle de Colchagua. Chile),Vendimia 2014 hemisferio Norte en Bodegas Tamaral (DO.Ribera del Duero), Bodegas Martín Códax ( Rías Baixas. Galicia. España) en 2015…y finalmente de vuelta a Toro, justo a tiempo para el nacimiento de BIGARDO. Muchos amigos, mucho vino, algún amor y 3 primaveras menos que el resto de los mortales. Haz la cuenta si quieres

Clima

La zona de esta Denominación está caracterizada por un clima continental y extremado con influencias atlánticas, de carácter árido.

PRECIPITACIONES: 350-400 MM. ANUALES
TEMP. MEDIA ANUAL: 12-13º C ( DESDE -11 A 37º C)
HORAS DE SOL EFECTIVAS: 2.600 (HASTA 3.000)
INDICE HELIOTÉRMICO: 4,23
CICLO VEGETANTE DE LA VID: 230 DÍAS( APROX.)

GEOMORFOLOGÍA: El suelo está formado por sedimentos de areniscas, arcillas y pudingas calizas pliocénicas, que en superficie originan suelos pardos calizos sobre material no consolidado. Se alternan desde materiales limosos, a areniscas de grano grueso y fino con niveles de calizas y margas detríticas formados durante el Mioceno.

La altitud de los viñedos está comprendida entre los 620, y los 750m., perteneciendo estos suelos a la Era Terciaria.

Ubicacion

Todo el mundo sabe que el vino se hace de uva, perogrullo, o no tanto. A día de hoy hay una cierta tendencia a darle a la viña el valor que merece. “Sólo hay que leer la uva” escuché decir en algún momento, como si fuera tan fácil.

Desde el momento de la plantación del viñedo, se puede gestionar el cultivo para conseguir la uva que estamos buscando, todo influye: el suelo, la microbiología, el clima, la variedad, qué, cuándo y cómo se hacen las labores en la viña…una enorme cantidad de factores, no siempre controlables, que determinan las características de la uva en un momento tan crítico como el de la vendimia. En algunos casos, 2 días más o menos de vendimia pueden desequilibrar la uva y cambiar las propiedades buscadas durante el trabajo en campo de todo el año. Rezar está permitido.

Las viñas más bigardas están zonificadas para clasificar desde el minuto 1 las diferentes características de cada parcela. En Bigardo, se utilizan viñedos de la propiedad familiar (20 has), controlando durante la temporada cada uno de los momentos de labor en la viña. Se trata de una selección de las zonas más adecuadas de cada parcela, sólo se utilizará el fruto potencialmente capaz de aportar alguna bondad al vino: acidez, fruta…fresca o madura, potencia, calidad de tanino, magia…el resto de las uvas son vendidas a otras bodegas de la zona. La pequeña producción de bigardo permite elegir casi cepa por cepa sin tener que preocuparse por rendimientos de producción, grado alcohólico u otros requerimientos de las grandes bodegas a sus proveedores. Si gusta, se corta, si no gusta, va a otra bodega.

Ubicacion viñas

Vendimia

El lema durante la vendimia: no cortar las uvas que no nos comeríamos, fácil. Si en la frutería no compramos fruta con mal aspecto, a la hora de cortar la uva debemos actuar igual.

Bigardo se hace seleccionando en campo y casi desde la brotación del viñedo, las uvas que aportarán las características que buscamos, frescura, fruta no sobremadura, buena acidez y un tanino, digamos, civilizado (TORO RULES!), y el equilibrio, siempre el equilibrio. A veces, de una forma un poco mágica que aún no he conseguido descifrar, el aroma de los pinares que rodean las viñas, decide entrar también en la botella. Viñedo propio, entre viejo y muy viejo, la viña más joven tiene 20 años, la más vieja está registrada desde 1920. La primera selección se hace en viñedo. Quién vendimia será quien luego se encargará de hacer también el vino, de nuevo, si no te comerías la uva, no la cortes, eso no es para nosotros. Tener viñedo propio permite no depender del precio de la uva para conseguir uva de calidad.

La selección de uva más importante se hace en viñedo, sólo se corta el fruto que reúne las características que queremos. No en vano, hay una segunda selección de uva antes del despalillado para eliminar materias vegetales como hojas o troncos que puedan haber entrado en los cajones de 15 kilos, vendimiados, por supuesto, a mano.

Vino, fermentación

El proceso de elaboración en Bigardo es simple. Conseguir la mejor calidad desde el viñedo para que el intervencionismo sea mínimo: Control exhaustivo de la temperatura de vinificación. Vinificación basada en cómo, cuándo y porqué extraer y macerar, catando cada depósito varias veces al día.

Las fermentaciones, tanto alcohólica como maloláctica, se llevan a cabo con microorganismos indígenas que vienen de la viña, que aportan mucho carácter de Terroir y que sin duda, son buena parte de la diferenciación entre unos vinos y otros. El único riesgo que conlleva es prestar un poco más de atención a los detalles durante la fermentación.

Totalmente elaborado por gravedad, no hay bombas, sí un montacargas que facilita mucho la manipulación de los depósitos, de no más de 1000 litros en ningún caso. El pequeño tamaño de los depósitos permite un control total de la uva que ha sido recogida en las diferentes zonas de cada parcela, vinificadas por separado y de manera diferente si procede. El día a día de las fermentaciones se hace mediante pigeage o mejiendo como se dice en la zona de Toro. En algunos casos, si aparecen reducciones, se procede a mover o airear el mosto-vino de diferente manera.

Muchas vinificaciones diferentes pues, dependiendo del viñedo, el momento de vendimia y las características de la uva: fermentado en barrica, uva congelada, sombrero sumergido, más o menos extracción, 45 días de diferencia entre la primera y la última uva que entra…todo para tener diferentes vinos, diferentes colores que pintarán el cuadro de la mezcla final. Ésta es la razón de su alma experimental.

Vino, crianza

Barricas de diferentes tamaños, capacidades, tonelerías, tostados…El carácter experimental permite mucho margen en el uso de diferentes maderas, siempre de roble hasta la fecha. Bigardo pasa entre 5 y 6 meses en barrica, haciendo la mayoría de las veces la fermentación maloláctica en roble.

La pequeña producción facilita el control barrica por barrica del vino, estableciéndose estilos desde el primer momento que conformarán la mezcla final, siempre con una trazabilidad detrás que permite conocer de qué parcela procede y en qué condiciones ha sido vinificado. Apenas barricas nuevas, se busca redondez en el vino, que esté en su punto óptimo no demasiado lejos en el tiempo. La barrica no es una peluca para cubrir la alopecia, es una fina profesional del estilismo que colocará de la mejor manera lo que ya tenemos.

Vino, la gravedad

La gravedad en Bigardo está presente en todos y cada uno de los procesos. No existen las bombas, somos gente de vino, no de guerras. La entrada de uva, la vinificación, los trasiegos, el embotellado…TODO se realiza mediante gravedad. De nuevo, las reducidas capacidades de los depósitos permiten manejarlos con una transpaleta y un montacargas al antojo según las circunstancias. El trabajo es más lento y tedioso, pero el resultado son vinos más estables desde el principio.

No quiero imaginar el sufrimiento de las uvas y del vino entrando en una bomba que calienta, fricciona, empuja sin pudor todo ése material que tratamos con el mayor de los cariños. La mecanización de una bodega es casi inevitable en producciones más grandes, aquí la gravedad supone una tranquilidad y un ritmo de trabajo muy adecuado. Hay viticultores que creen en la biodinámica, en Dioses, en las más modernas y fascinantes tecnologías…Bigardo cree en la gravedad.

vino bigardo
vino pellejo toro
vino satelite toro