Alta Alella Mirgin

Un estilo de vida

Resguardada por el Parque Natural Serralada de Marina, junto al Mediterráneo y a escasos kilómetros de Barcelona, encontramos la bodega ALTA ALELLA MIRGIN, el sueño de los Pujol-Busquets Guillén.

Una familia ligada a la viticultura. Josep Maria y Cristina han dedicado toda su vida a la cultura del vino y del cava. Sus hijas, Mireia y Georgina, han crecido rodeadas de viñedos, uvas, vendimias y botellas. Lo llevan dentro. Conocimiento, pasión, perseverancia y dedicación. Un estilo de vida.

Una manera de entender el vino y el cava con responsabilidad, pero sin dejar de lado la diversión, la innovación y la apuesta por las nuevas tendencias. Comprometidos con el entorno para ofrecer un producto vanguardista. Respetar la tierra para brindar una nueva experiencia.

Vocación de transparencia

ALTA ALELLA MIRGIN quiere producir vinos y cavas que se alejen de la estandarización, que sean transparentes y reflejen las características del terroir y la añada: que el paladar disfrute del instante y del paisaje.

La vendimia se realiza de forma 100% manual, con una sanidad impecable y recolectando cada uva en su momento óptimo para garantizar la excelencia del resultado final. La bodega trabaja con microvinificaciones, diversidad de uvas y se producen hasta cincuenta vinos base cada añada.

Nuestro terroir

La bodega ALTA ALELLA MIRGIN conoce en profundidad su terreno. Comprende cada rincón de sus campos. Valora cada raíz de sus vidas. Solo desde esta admiración, la familia Pujol-Busquets Guillén puede mantener su compromiso y su aprecio por el territorio.

La finca se encuentra a sólo dos kilómetros del mar Mediterráneo; los viñedos están situados sobre laderas y terrazas entre 100 y 250 metros de altitud sobre el nivel del mar. Las cepas, crecen sobre suelo de Sauló, uno de los factores más característicos de los vinos de Alta Alella: un suelo ácido con niveles muy bajos de cal activa, poca materia orgánica y con buen drenaje.

Amor por el cava ecológico

“Paraje Calificado Vallcirera”

Establecidos desde 1991 en la finca novecentista Can Genís, la bodega se ha basado siempre en la agricultura ecológica certificada, creando un ecosistema en armonía con la flora y la fauna autóctonas.

La bodega ha recuperado viñas de más de sesenta años y ha plantado variedades tradicionales como Pansa Blanca y Mataró. Todo ello sin perder el compromiso con la calidad y la singularidad, como certifica el reconocimiento de una de sus parcelas con la categoría más Premium del sector del cava: “Paraje Calificado”.

El Alma de Alta Alella Mirgin

Los vinos espumosos forman parte fundamental del alma de Alta Alella Mirgin. Por esta razón, la bodega los trata con metódico cuidado. La vendimia manual seleccionando las mejores uvas, la obtención del color deseado, la fermentación a temperatura constante o su envejecimiento noble. Esfuerzos y consideración orientados a conseguir la mejor calidad, siempre mediante el método tradicional.

Los cavas Gran Reserva pasan un mínimo de 30 meses en crianza, algunos cavas de colección prolongan su reposo hasta pasados los 10 años. Toda la uva es ecológica, utilizando las variedades tradicionales Mataró y Pansa Blanca, y todas las botellas se ponen a la venta recién degolladas. Una pasión por el cava que se ha visto galardonada con múltiples premios internacionales.

Celler de les Aus, Compromiso natural

“No nos cansaremos de evolucionar y profundizar en la agricultura ecológica para conseguir uvas y vinos más puros”. Pacto ecológico. Compromiso con el producto.

Los Pujol-Busquets Guillén seguirán firmes en su objetivo de ofrecer los mejores vinos y cavas naturales elaborados con la mínima intervención y sin utilizar sulfuroso. Una bodega joven pero llena de experiencia, ansia de mejora y entusiasmo por el buen hacer.

Pacto ecológico.

Compromiso con el producto. Vinos y cavas naturales elaborados con la mínima intervención y sin utilizar sulfuroso.